19 ago. 2007

Dónde va el fin

El fin se nos presenta. Es un poco vulgar en eso, se presenta a sí mismo. Sin embargo, cuando alguien se toma la molestia de presentarnos el fin casi siempre queda como un idiota.
El fin llega, pero nunca se va.
Cuando el fin llega antes de tiempo, nos cae mal; cuando llega tarde nos cae peor.
El fin casi siempre es imcumplido.
A veces el fin nos llega por la espalda y nos sorprende como un viejo amigo. A veces le reconocemos los pasos, a veces se tropieza antes y lo sentimos llegar. Casi siempre logra sorprendernos.
¿El principio y el fin se conocen? Sí, sí. Ya se. Pero, ¿se conocen?
Cuando el fin llegó, yo apenas estaba comenzando.
¿Es que esto nunca se va a acabar?
Hay infinitos finales.
Cada fin es solo un anuncio del fin.
El fin siempre esta presente, pero solo se asoma cuando nos ve aburridos. El fin nunca sabe cuándo estamos aburridos.
¿Quién ganaría un pulso entre el fin y la muerte? A que te mato. A que te acabo.
Al fin.

No hay comentarios: